Antes de postear lo que acabo de ver en el blog de Arturo Goga, le explico de qué trata Rapidshare. En la web encontrará miles de definiciones, pero le voy a ahorrar la búsqueda. Si tiene un minuto,y le interesa, se lo explico como si se lo explicara a mi mamá (perdón mamá).

Primero… ¿conoce usted Rapidshare? Le pregunto porque puede pasar que no tenga idea de qué se trata. Rapidshare es un servicio de alojamiento de archivos. Puede usarse gratuitamente, o bien pagar por lo que llaman “cuenta premium“. Funciona de modo bastante sencillo: usted “sube” un archivo a la página y ésta le devuelve un “vinculo de descarga“. Simple. Ese vínculo usted lo comparte, por ejemplo, con su hermana en Italia, y ésta puede descargar el archivo que usted subió. La idea es compartir, digamos. Ahora bien, en ese “compartir” usted podrá encontrar fotos personales (para compartir con un familiar, como en el ejemplo) o, más comunmente, encontrará discos, películas, videos, juegos, manuales, etc. Es decir: alguien subió una película y luego, en algún sitio, compartió el “vínculo” para que cualquiera pueda descargarlo. ¿Es legal esto? Claramente no, pero es lo que ocurre aún en sitios “avalados” por la publicidad de empresas “legales” y de renombre internacional. Es un entramado cercano a la legalidad, pero claramente apoyado en un mercado ilegal. Para que se entienda: usted tiene una radio dónde hace publicidad el encargado de borrar los números de series de las armas que podrían salir a matar gente por ahí… ¿se lo podría acusar a usted de estar realizando una actividad ilegal? Esa es la pregunta...

¿Más o menos claro, hasta ahí? Bien, le sigo contanto el resto.

Rapidshare tiene un escollo: los archivos que se “suben” (a través de una cuenta gratuita) no pueden exceder los 100 MB de peso (aproximadamente). Esto acarrea algunas moelstias. Y es que, como comprenderá, las películas pesán mucho más que eso; normalmente 700 MB (cuando la gente las rippeaba para luego almacenarlas en un CD). Por tal motivo, cuando alguien sube una película lo hace en partes de 100 MB. Es decir que para descargar una sola de ellas, vamos a necesitar por lo menos 7 vínculos.

¿Se viene comprendiendo esto? ¿Seguimos? Bien. En este tema de los vínculos está el verdadero meollo de las molestias. Usted se preguntará por qué. Sencillo, desde el vamos, la descarga no se limita a un sólo click, como el que usted hace para descargar un archivo Power Point de su correo (¿realmente hace esa chanchada?). Hay que descargar una parte y esperar, luego otra y esperar, y luego otra. Es, como supondrá, una molestia. Pero a esa moelstia se le suma un segundo escollo que hay que sortear, y es que Rapidshare “limita” las descargas “consecutivas” y no permite que uno inicie una nueva descarga inmediatamente después de la anterior. Haciendo uso de nuestro número de IP, Rapidshare nos “obliga” a esperar entre descargas un tiempo que, se estima, es de 3 hs cada 100 MB.

Como ve, es ciertamente engorroso realizar una descarga completa de, por ejemplo, una película. No ocurre lo mismo con un disco, un manual o un video que, generalmente, no superan los 100 MB de peso y se descargan, digamos, en un sólo click.

Y eso es Rapidshare. Un servicio que, sin dudas, es uno de los más “exitosos” que existen actualmente en el rubro. Aunque seguramente, no tan exitoso como lo son los miles y miles de sitios que se dedican a, precisamente, “compartir” vínculos rapidshare (o los similares megaupload, mediafire, ect), denominados normalmente “sitios de linksharing“. Si busca bien, encontrará toneladas de ellos.

En la Argentina, pese a que muchos opinan que se trata de “algo más” que un sitio de linksharing, el más famoso de todos es Taringa! Un clásico sitio 2.0 dónde los archivos “compartidos” se dividen en categorías: películas, música, manueales, juegos, etc. Un servicio similar, brinda el sitio ATP, fundado por usuarios “molestos” con el citado anteriormente.

Y bien, ahora que ya sabe de qué trata Rapidshare, puede darse una vuelta por el post Descargas Rapidshare, un poco más sencillas.

¿te gustó? ¡compartilo!
  • Google Buzz
  • Twitter
  • Facebook
  • BarraPunto
  • Digg
  • del.icio.us
  • Bitacoras.com
  • Netvibes
  • Wikio
  • Technorati
  • Identi.ca
  • StumbleUpon
  • Reddit

Related Posts

  1. Descargas Rapidshare, un poco más sencillas
  2. Phishing, explicado por Common Craft