Posts Tagged ‘caminar’

Tremendo. Mi hijo está tremendo. No tiene todavía un año y arrasa por donde pasa. No, no sabe caminar todavía. Tampoco es que oficialmente “gatee”. No me pregunten cómo pero logra moverse, de misteriosas maneras. A veces hace unos movimientos raros tipo viborita, estando panza abajo. Otras veces encara un semigateo con un pie delante y otro atrás. También lo vi hacerlo de costado. Otras veces simplemente rueda por el piso. También gira sobre su propia panza. De lo más creativo el muchacho.
En cuestión de días, debimos comenzar a hacer cosas que jamás hicimos con su hermana. A saber: tapar enchufes, esconder cables, clausurar puertas y cajones. Pero hay más: dejamos de usar manteles (saquen sus propias conclusiones), debimos poner en lugares elevados celulares, llaves, billeteras y cualquier objeto considerado valioso o demasiado útil. También tuvimos que mover de lugar el televisor (aprendió en tiempo récord el sorprendente efecto de apretar el aparentemente inofensivo cuadradito gris: no solo prende y apaga la pantalla, también vuelve loca a la mamá) y hasta debimos camuflar el DVD y el equipo de música.
La otra es que por estos días tiene el llanto fácil, de la frustración: claro, quiere pararse todo el tiempo y no puede. A veces sí, pero otras veces la superficie del piso no lo ayuda o sus piernitas quedan en posturas extrañas. E incluso cuando logra pararse solo, algo que celebra con grititos, poco después llora porque las piernas lo traicionan y termina en el piso otra vez.
Esta etapa me entretiene pero también desespera un poco, confieso. La hermana era más tranquila. Pero el pediatra mismo me lo advirtió: “Era nena, este es varón. Preparate, te vas a sentir como primeriza”. Y, sí, así es. Pero no puedo enojarme, no me sale. Es que cuando estoy por gritar (algo tipo “Nooooo, no te metas con la plantaaaa”) apenas digo el “No”… el muchachito se da vuelta atento, se queda quietito, me mira con sus ojitos traviesos y… lanza una tierna carcajada que me hace difícil mantener la postura seria. Uh, sí, estoy al horno. Y, ya les digo, todavía no camina. La que me espera…

¿Recuerdan qué edades tenían sus chicos cuando empezaron a caminar? ¿Gatearon “oficialmente” o se movían de formas alternativas? ¿Tuvieron que hacer operativos “tapa enchufe” y similares? ¿Alguna recomendación para evitar que el niño no destruya con el hogar…?

9 febrero

¿Camina o habla? El dilema del primer año del bebé

Cumplir un año es todo un hito. No para el bebé, que apenas se da cuenta del despelote que se genera a su alrededor. Pero seguro para los padres, que celebran muchas cosas: primer aniversario del parto (auch!), de ese día en el que finalmente le pusieron cara a tanta expectativa, del día en que su mundo cambió. También festeja la gente cercana, obviamente. Pero para ellos, todo parece resumirse a una gran pregunta: ¿el nene camina o habla?
Sí, asumen que para el año los bebés ya deberían saber andar solitos con sus dos patitas… aunque muchos de ellos todavía se agarren de cuanto pantalón o silla encuentren en su camino. Y deberían poder mantener casi un diálogo… aunque para muchos “papa”, “mama”, “agua” y “meme” sea todo su vocabulario.
En el caso de mi hija, está bastante claro: me salió intelectual. Dice las cuatro palabras básicas pero también suma otras más originales: “ato” (auto), “laaa” (hola), “uva” (sí, la fruta), “anana” (banana), “amo” (vamos), “dame”, “ave” (llave) y “acia” (gracias). Además, repite de manera graciosa una serie de nombres familiares  (a veces hay debate de a quién está llamando, después de todo tiene un año, tan claro no habla).
Pero no importa cuántas palabras y cuán clara las diga, llega la inevitable frase: “¿Todavía no camina?”. Me dan ganas de responder que la estamos por anotar en el maratón del día de la bandera. No, amigos, mi hija no camina. Mi hija es de las que se agarran. De las que se ríen nerviosamente cuando le tiras los brazos y estás a más de un metro de distancia. De las que ni siquiera gatearon. De las vagas, bah. Y está muy bien. Como dice la abuela: “Va a tener toda su vida para caminar”. Pero la gente parece creer que es un problema. Del otro lado, tengo casos cercanos de nenes que no caminan, directamente corren. Pero responden con gruñidos a cualquier intento de comunicación. Supongo que a ellos los persiguen con el “¡Qué mal que todavía no dice palabra!”.

¿Qué experiencias tienen con sus hijos? ¿Acaso se supone en serio que los nenes de un año ya hablan y caminan? ¿Hay acaso una respuesta ideal cuando te insisten sobre las habilidades del chico?

De yapa, el video de un nene cuyos padres aseguran que tiene seis meses y “camina”. Bueno, baila caminando, es de lo más tiernito. Aunque demasiado chiquito para arrancar las caminatas, ¿no?

26 septiembre

Yo ando, tú andas… los bebés ¿en andador?

Adorable foto que tomé prestada de eloyblog.wordpress.com.

Adorable foto que tomé prestada de eloyblog.wordpress.com.

Difícil encontrar grises cuando se habla de bebés. Abundan blancos y negros. Un tema en particular polariza la discusión. Así como recomiendan no hablar nunca en la mesa de sexo, política o religión se podría plantear… “Nunca hables tampoco del andador”. Sí, ese bendito asiento con rueditas que usan los bebés cuando aún no caminan. No todos los bebés, claro está. Están los padres “pro andador” y los padres “anti andador”. Los primeros argumentan que el aparato es inofensivo, que ayuda al bebé a descargar su energía. Los segundos plantean que no ayuda al bebé a caminar, que demora su desarrollo y genera accidentes (irrebatible, pero en realidad los accidentes no los genera el andador sino los padres desatentos). Read the rest of this entry »