Reflexiones acerca de la condición humana

la comunicación es posible

jun

No me digan que la sobrecarga de información,el exceso de dispositivos para comunicarnos, y la dispersión del sujeto moderno imposibilitan la comunicación hoy en día.

Estoy seguro los tiempos actuales tienen sus nuevas alternativas.

el:morocha
el:icono de toque en facebook: te doy un toque
twitter y facebook en un mismo cuadro... a que nunca te lo imaginaste?
ella:who.is
el:icono de amigo agregado en facebook: quiero ser tu amigo
ella:boton de 'confirmar'
no es llamativo ver gente hablando asi en medio de la calle
el:cual es tu situación sentimental?
ella:we're sorry, that answer was not found in our database...
el con cara de baboso
el:corazones
el:mas corazones en texto
el:#amor #noviazgo #pareja #SanValentin
el aca tiene la cara de love meme
ella:formulario de la afip
lo bueno es que la mina demuestra lo que le interesa
el:emoticon de sorpresa
el:consola de linux: sudo apt-get install mejor-empleo mayores-ingresos menor-libertad
claro.. el tipo se quiere instalar en su sistema los programas que le permitan tener un mejor empleo, mayores ingresos y menor libertad.. desde el repositorio del linux
(más…)

secolo XXI è una farsa

abr

La miradas negativas hacia la internet, el mundo IT, las telecomunicaciones y los grandes avances del nuevo siglo suelen estar sesgadas por una serie de prejuicios propios de gente que mira el futuro con la nuca. Gente que ve en la tecnología el motor que impulsa el desempleo, la alienación y “paradójicamente” la incomunicación y la soledad. Incluso me resultan algo ingenuos aquellos análisis que comparan la web contra “el mundo real”. Esas reflexiones sobre el avance tecnológico y la vida social en la web tienen ese tufillo a “todo pasado fue mejor”.

Yo sinceramente encuentro el futuro como algo excitante. Fundamentalmente con respecto a los avances científicos y tecnológicos. Hasta hace no mucho tiempo me consideraba un completo optimista con respecto a estos asuntos. Pero en estos últimos días encontré una perspectiva contraria a esto bastante digna de tenerse en cuenta:

Una persona nacida en el año 1900 y muerta en 1970 habrá visto a lo largo de su vida fenómenos revolucionarios tales como la popularización de la luz eléctrica, el nacimiento del automóvil, la televisión, el cine y la radio, los aviones, los antibióticos, y hasta la conquista del espacio y el hombre pisando la luna.

En cambio alguien nacido en ese 1970, si bien no habrá vivido la misma cantidad de años aun, los avances tecnológicos de los que es testigo son un número comparativamente inferior. Cuanto mucho podrían reducirse a todo aquello que se refiera a las telecomunicaciones: telefonía celular e internet.

El desarrollo económico que generan estas ultimas innovaciones es sumamente menor a las grandes revoluciones de la primera mitad del siglo XX. Para comparar basta ver lo que generó la Ford en sus días de esplendor tras la invención del automovil, y lo que genera el gigante de internet google, que solo emplea a unas 20.000 personas (un número insignificante para la enorme revolución global que ha hecho en nuestras vidas).

En los últimos años la gran movida de producir una gran riqueza con baja inversión y poco riesgo entre otras cosas a través del mercado de la innovación tecnológica, provocó una economía perezosa donde no se desarrollan grandes transformaciones que mejoran nuestra vida drásticamente.

Estas ideas están desarrolladas en el e-book, the great Stagnation (el gran estancamiento) del economista Tyler Cowen, que fue best seller en EE UU durante el pasado 2011 (tal parece los economistas no solo sirven para a aparecer en los medio reclamando mayor apertura a los mercados, sino que también pueden escribir libros con ideas interesantes).

Supongo yo que mayor pereza genera en las economías desarrolladas el gran mercado financiero que genera muchísima riqueza para un pequeño sector a través de la especulación antes que con las inversiones en la economía real del trabajo y el conocimiento y por ende generando un menor desarrollo científico y tecnológico.

Como se le explicaría a las pasadas generaciones que en el siglo XXI el futuro todavía no llegó? que aun no se abarataron lo suficiente los viajes intergalácticos sino que hasta se encareció el viaje del barrio al centro en bondi? Como le explicaríamos a nuestros abuelos que nuestras perspectivas de vida no son mucho mayor a las de ellos y que encima no podemos salir, tal como hacían ellos, a tomar fresco en pelotas a la calle una noche de verano? Como explicar que un fenómeno como el gran Colisionador de Hadrones no despierta demasiado interés en la población mundial sino que hasta le recortan el presupuesto? Ya quisiera yo intentarlo.

oh! que dispositivo tan interesante! es justo lo que estaba buscando!
gracias por comunicarse con lady mirc, la robot espiritista, por favor, ingrese su nombre, dni, tarjeta de crédito y el nombre del familiar muerto con quien quiere entablar una comunicación…
emm.. quiero hablar con mi abuelito..
conectando… estableciendo comunicación con el más allá, aguarde un momento por favor…
conexión establecida, a partir de este momento el espíritu de su familiar tomará posición de lady mirc, la robot espiritista.
uy… nonno.. llegaste? estás ahi?
ma! cuesta cosa que e? quien parla? quien e uste’ tutto barbutto e spurco?
nono.. soy yo! su nieto favorito!
uh! nieto! como stai? que facciamo qui?
estamos en el 2012, abuelo, contamos con tecnología de primera que permite comunicaciones como esta
duemilledudicci!! il secolo XXI!! que fantástico
como estás abuelo? bien?
(más…)

Al final se quedaron todos

dic

Y lo digo porque muy a pesar de que hace 10 años deciamos eso de “que se vayan todos”, se quedaron todos ocupando los mismos lugares de privilegios.

Pero no me refiero a la clase política (que ciertamente también sigue siendo la misma). De hecho preferiría no hablar del asunto político siendo que, cultura futbulera maniqueista mediante, el debate pasa hoy por hoy en estar embanderado en uno u otro lugar (o se está con estos “montoneros” o se está con la “corpo”).

Se dice, y se dirá en estos días de recordar la debacle que vivimos los argentinos 10 años atrás, que el estallido social vivido en los días 19 y 20 de diciembre fue el acto cúlmine de un ciclo de políticas neoliberales que se iniciaron con el golpe de estado del 24 de marzo de 1976 y que dejaron a millones de argentinos empobrecidos dentro de un infernal espiral de achicamiento del estado, del consumo, de la inversión y del empleo. Lo dirá gente que sabe realmente de lo que habla. No como yo.

Muchos coincidiremos que ese cuarto de siglo fue uno de los peores horrores que hemos vivido como país e individualmente.

Sin embargo y a pesar de que gritamos tanto eso de que se vayan todos, finalmente se quedaron todos los agentes que provocaron aquellas desgracias.

Porque finalmente se quedaron todos los miedos, las cobardias, las ignorancias y las pequeñas ambiciones mésquinas que tanto se predicaron desde el establishment en esos años infámes y que con tanto amor nos apropiamos.

Porque todavía hay un montón de giles añorando los 90 cuando viajaban al caribe con sus sueldos dolarizados a costa de que sus vecinos y amigos iban perdiendo la dignidad y los empleos.

Porque todavía hay más de un pelotudo aferrándose algún puesto en alguna empresa explotadora, calladito, con miedo, solo porque quiere cambiar un juego de living o comprarse un TV LED.

porque todavía hay un montón de gente que a pesar de su juventud hablan como viejos vencidos y derrotados:

  • “¿qué hacés con esa remera? te van a pegar un tiro”
  • “¿y qué querés? si estos negros de mierda son todos iguales, cuando te vean ese celular te lo van a afanar”
  • ” y bueno, es asi, no se puede hacer nada”
  • “eso que escribiste en el facebook es una falta de respeto, no tenés miedo de que después se la agarren con vos?”
  • “te hacés el trosko ahora? si vos trabajás en una multinacional”
  • “eso que publicás en el blog te va a traer problemas. El mercado de rosario es muy chico y después no vas a conseguir trabajo”.

Algo horrible sigue vivo y es, y somos nosotros, esta horrible clase media llena de tilíngos, cobardes y envidiosos. Esta repugnante gente que admira millonarios, a garcas, a extranjeros. Esta asquerosa gente exitista y cagona que se educó en el miedo durante todos estos años de represión, crisis, pobreza y marginación para entregar su libertad por un plato de comida y unas vacaciones en las toninas y luego justificar su cobardía con un discurso miserable.

Todavía escucho la voz del poder, la voz del orden, la voz de la autoridad que viene a cagarme a pedos por pequeñas libertades y distracciones. La voz de algún garca, la voz educadora, la voz de mis viejos, la voz del terror

Tal por caso, mi vieja, que seguramente estará dispuesta uno de estos dias a venir del mas allá para regañarme con vaya a saber que miedos.

se quedaron todos

Session@diván

nov

Ante la inminencia de la recta final del año, los eventos dedicados a la nostalgia, y la proximidad de un nuevo aniversario de vida, es necesario tal como una vez lo hice, volver al area de reparación y afrontar la temporada de balances.

sesión en el diván con el dr. Freud